Escorts Masculinos en Argentina - Acompañantes Masculinos Gays y Bisexuales

Escorts Masculinos en Buenos Aires, Rosario, Córdoba y Costa Atlántica Argentina. Male Escorts in Buenos Aires, Rosario Córdoba and the Atlantic Coast of Argentina.
Ingresar
Versión en Español
Enter
English Version
 
Sexo en Vivo
Videollamadas
 
ADVERTENCIA
SÓLO PARA ADULTOS
WARNING
ADULTS ONLY

Descubre a los Escorts Masculinos y Acompañantes Masculinos más lindos de Argentina. Escorts en Buenos Aires, Córdoba, Capital Federal.

Bienvenido a Leonos.com, el sitio más importante de anuncios de Acompañantes y Escorts Masculinos de Argentina. En Leonos.com encontrarás las fantasías más calientes. Todos los modelos masculinos que anuncian en nuestro sitio son 100% independientes. Recorre nuestros listados y encuentra a tu hombre ideal. Todos ellos ofrecen información de contacto para que puedas contactarlos. Disfruta de las fotos hot y videos xxx que los escorts masculinos tienen para mostrarte. Podrás también leer y escribir comentarios sobre ellos.

Acompañantes Masculinos y Escorts Masculinos en Argentina Leonos
Masajistas Masculinos en Argentina Leonos
Fantasías Duos Trios Gay Bisexual en Argentina Leonos

Anuncios de Acompañantes y Escorts Masculinos Premium en Argentina

Descubre nuevas fantasías y disfruta de las fotos y videos xxx que los acompañantes escorts masculinos con membresía Premium tienen para ofrecerte. Contáctalos y permite que estos talentosos y calientes escorts masculinos estimulen tus sentidos.

Erick
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Congreso, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Hola soy Erick, un escort nuevo en capital, con muy buena onda, tierno, muy fogoso y calentón. Tengo muy buena presencia. Soy versátil, morboso y muy bancador. Dispuesto a tratarte como un rey y complacerte con el mejor sexo. Mi servicio incluye Masaje relajante, tántricos, masturbación, sexo oral y anal. Morbos, besos con lengua y caricias. También realizo cambio de roles. Soy totalmente competente, responsable, pulcro, masculino y súper discreto. Dale anímate al mejor placer. Acepto vídeo llamadas.

Giuliano Escort Masculino
 
Giuliano
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Giuliano 24 años, Rosarino dispuesto a cumplir tus fantasías, tus morbos, ideal para principiantes y expertos con ganas de vivir una experiencia única. Me gustan los besos onda novios. Amable, educado y reservado. Fotos de mi cara las paso por privado.

Bracho
Estoy ubicado en Capital Federal, zona San Nicolás, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Pasivo muy culón para diversión y compañía. Especial para activos zarpados y morbosos.

Stefano
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Stefano. Escort de 25 años, las fotos son reales, deportista, cuerpo natural.

Manuel Lennan
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Soy un escort de buen nivel y trato. Tendrás una nueva experiencia. Un joven lleno de sorpresas. Mis cualidades te sorprendan. Labia, tacto, nivel cultural, afecto, entre otros. Deportista de Alto Rendimiento, Modelo Alternativo, Estudiante Universitario, Masajista activo. Cuanto con amplia experiencia. Coordinó todo con un mínimo de dos horas. Espero conocerte. Manuel Lennan.

Norbert Escort Masculino
 
Norbert
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Escort de primer nivel. Realizo todas tus fantasías. Juguetes. Lluvia dorada y blanca. Dominación. Cueros. Botas. Leather. Disciplina. Adoración de Pies, músculos. Etc. Nivel Ejecutivo. Todo un macho semental para que lo disfrutes de los pies a la cabeza. En mi departamento. Full Time Importante: No atiendo mujeres ni chicas Trans.

Anuncios de Acompañantes Masculinos y Escorts Gold en Argentina

Descubre nuevas fantasías y disfruta de las fotos y videos xxx que los acompañantes escorts masculinos con membresía Gold tienen para ofrecerte. Contáctalos y permite que estos talentosos y calientes escorts masculinos estimulen tus sentidos.

Brasileño
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Soy un masajista brasileño. Te ofrezco masajes relajantes y sexo morboso.

Kenel
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Villa Crespo, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Morboso y muy dominante chico caribeño. En la cama, soy muy discreto e higiénico, ofrezco servicios como acompañante y masajista erótico. Te daré buen sexo y buena compañía.

Alvaro Dib
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Palermo, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Si lo que buscas es una buena compañía y disfrutar de momentos de mucha pasión, contáctame, no sigas perdiendo tu tiempo. Te invito a que vengas a visitarme para gozar de un turco seductor que va a tratarte con calidez pero al mismo tiempo con la intensidad de un macho viril y masculino. Si lo deseas también puedo acompañarte en tu domicilio o compartir las actividades que sean de tu interés. Me preparo exclusiva y delicadamente para cada encuentro. Además de resaltar que soy sumamente culto, educado, extrovertido y simpático... Atrévete a descubrir mis demás cualidades, te aseguro que no te vas a arrepentir.

El Toro
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Palermo, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Modelo y stripper. Te realizo todas tus fantaías. Soy muy discreto, te brindo el mejor placer. También servicios muscleworship , lucha erótica y sadomasoquismo. Si me escribis, seguro te respondo.

Sergio Escort Masculino
 
Sergio
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Congreso, Argentina
Hoy estoy disponible de 10 a 0 hs.

Soy un machito atractivo y simpáticio 28 años. Hace realidad tus fantasías junto a mi. Fetichismo de pies. Sólo hoteles y domicilios.

Valentino
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Palermo, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Con muchas ganas de hacerte gozar.

Jonas C.
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Congreso, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Macho dominante. Placer y erección garantizados.

Eduardo
Estoy ubicado en Capital Federal, zona San Cristóbal, Argentina
Hoy estoy disponible de 10 a 22 hs.

Masajista profesional y auxiliar en kinesiología matriculado. Te ofrezco los mejores masajes terapéuticos, relajantes, descontracturantes, tántricos o naturistas. Disponible con protocolo de bioseguridad. 1 hora de sólo masajes $1000. 1 hora de masaje tántrico $1500 1 hora de masajes y sexo $2000 (también a domicilios en CABA)

Martín
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

25 años. Estoy para cumplir todas tus fantasías y brindarte un buen momento de placer y compañía. Tengo muchos vídeos y fotos, material exclusivo para compartir con vos, escribime.

Gael
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Centro, Argentina
Hoy estoy disponible de 17 a 1 hs.

Exclusivo Modelo. Pasivo y Masculino, con muy buen culo para darte el máximo placer, buena y dura erección. Varonil, te ofrezco un Excelente trato de novios, donde no faltaran los besos, caricias, masajes, un caliente sexo oral y puedes penetrarme las veces que lo desees. Te estaré esperando para pasar un momento único entre los dos.

Mauricio Rebord
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Palermo, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Actor porno, escort, masajes, rubio de ojos celestes 64 kilos, tonificado, piel blanca, Argentino, Entrerriano, de 31 años. Buena cola; persona con ese estilo sutil entre romanticismo, pasional, seductor e intenso. servicio: se contempla sexo oral, anal, besos, abraso, ducha juntos, juego sensuales. Masaje nudista con varias técnicas en camilla o en cama tipo tailandés. Acompañante para salidas y eventos. Sexo virtual, y si es trió lo hablamos según la persona que vos elijas, la idea es siempre concretar los encuentros. Te recibo en mi departamento, también si lo deseas voy a tu hotel o domicilio.

Anthony y Danylo
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Balvanera, Argentina
Hoy estoy disponible de 12 a 2 hs.

Nuestro trabajo?? es darte todo el placer… Anthony joven y viril. Danylo maduro muy complaciente. Nos adaptamos sin problema a tus gustos. El relax final es a tu elección... No dudes en consultarnos, la pasaremos genial. Nuestro espacio está perfectamente higienizado y adaptado a las circunstancias del momento actual. También disponible ducha y blanco.

Liam
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Hola soy Liam, un escort vip de 19 años. Desde ya muchas gracias por visitar mí perfil!!! Estoy disponible para satisfacer todas tus fantasías eróticas y sexuales. Soy un chico joven moderno, de mentalidad abierta para todo y de excelente presentación e higiene corporal. Tengo buena cola. Cumplo cambio de roles, soy súper!! Experto en dominación y sado masoquismo, principiantes, cumplo toda clase de fetiches, tal cual como estoy en las fotos y bien caliente para ti. Si deseas puedo llegar a ser tu amante ideal... No paso ni fotos ni videos por whatsapp. Llámame o escribime sólo interesados, no curiosos.

Angel
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Experto en sadomasoquismo, dominante. Cuento con arnés, látigos, dildos. Experto en fiestas....lluvia dorada, lluvia blanca.

Andrew
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Dominante, varonil, bien dotado y muy caliente paraguayo listo para cumplir todas tus fantasías.

Isac
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Soy tu Macho Activo 100%, dominante, cumplo tus fantasías y morbos. También realizo masajes eróticos y placenteros con un relax total. Soy discreto, limpio, lindo e inolvidable. Llámame y hablamos... No atiendo chicas trans ni travestis.

Leito
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Congreso, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Vení a conocerme e iníciate conmigo. Súper tranquilo, relajado, cordial y respetuoso. Nivel ejecutivo. Privacidad, higiene y discreción. Besos, mimos y caricias. Te espero...

Información importante sobre nuestro sitio
El contenido de este sitio está orientado al público Adulto. Si sos mayor de 18 años te invitamos a ingresar a nuestro sitio. Todos los acompañantes masculinos y escorts masculnios hombres que publican en Leonos.com son mayores de edad. Leonos.com no es una agencia de modelos ni de acompañantes ni de escorts masculinos, sino que es un servicio de anuncios online. This Website is intended for Adults only who want to contact male escorts. If you are under 18 please leave now. All the models that advertise at Leonos.com are +18. Leonos.com is not a models or escorts agency, it is an  online advertising service. 18 U.S.C. 2257 RECORD-KEEPING REQUIREMENTS COMPLIANCE STATEMENT
¿Qué es Leonos.com?
Leonos es un sitio web orientado al público adulto en el que encontrarás modelos y acompañantes masculinos y escorts masculinos de primer nivel. Todos los escorts masculinos que tienen un perfil en Leonos.com son personas independientes que acreditan su identidad y mayoría de edad. Leonos.com no interviene en la relación que se genera entre los visitantes del sitio y los usuarios que crean un prefil, como así tampoco entre usuarios registrados. Estamos online desde el año 2001, ofreciendo una plataforma única para la publicación de anuncios, adaptada a todo tipo de dispositivos como ser teléfonos móviles, tablets, laptops y computadoras de escritorio o desktops.

Relatos Eróticos Gays

Sexo en los baños
Relato enviado por Marcos Gay

Estaba estudiando en la biblioteca, tenía unos examenes próximos. A mi lado, mi novio. Llebavamos más de dos horas estudiando, y yo me estaba aburriendo. Entonces, se me vinieron pensamientos calientes. Me imaginaba aquellos polvos que me daba mi novio. Se me vino a la cabeza a mi novio quitandose los pantalones y yo acercandome para hacerle una mamada en medio de la gente. Después me cogería en brazos y me me pondría sobre la mesa, me bajaría los pantalones y me empezaría a follar. Ahí embistiendome, mientra le gente me ve como me folla mi novio, me llamarían de todo: zorra, puta, maricón... Sinceramente, de pensar en ello me estaba quedando muy caliente y la cabeza ni me dejaba pensar y me dejaba medio ido, y mi polla lo notaba. Necesito un buen polvo urgentemente. Me acerco al oído de mi novio y le susurró:

-Oye, cariño, llevamos dos horas, ¿qué te parece si vamos 15 minutos al baños y no damos un buen polvo?

-No, lo siento, no puedo, tengo que estudiar, te prometo que cuando llegemos a casa lo hacemos.

-Pero yo quiero ahora.

-Joder, que no, que tengo la fecha muy apretada, ponte a estudiar de una vez.

Vale, muy bien. Pero yo sigo igual, así que me pongo a mirar al personal. hay chicos muy buenos a mi alrededor. De 18 a 25 años.

Poso mis pupilas sobre un buen espécimen. Rubio, fibrado, con chándal (como me pone un buen culo en pantalón de chándal. Me mira pero no aparto la vista, con la tranquilidad del que ve el juego desde la barrera. No me sostiene la mirada pero no por vergüenza sino más bien por falta de interés. Dos asientos a la izquierda hay otro muchacho que no está mal. Pero no puedo mirarlo durante mucho rato.

Otro ha llamado mi atención, de hecho tiene en su poder todos mis sentidos.

Acaba de entrar en la sala. De pelo castaño clarito que me gusta y me quedo viendolo, tiene unos ojos marrones claros preciosos y el pelo medio largo, su cara parece un ángel, tiene la piel clara, y no debe tener más de 19 años. Lleva una camiseta de tirantes, un pantalón vaquero y unos tenis blancos.

Podría decir que le miro desafiante, pero sería más honesto decir que no puedo dejar de admirarle. No sé

cuánto tiempo estoy deleitándome con sus movimientos, pero finalmente soy cazado y me devuelve la

mirada. Tiene unos ojos marrones preciosos, y no soy capaz de dejar de mirarle aunque me siento

atrapado y estúpidamente pillado en falta como un niño.

Se sonríe y vuelve la vista a sus libros. Cuando deja de mirarme me siento un poco ridículo. Intento

concentrarme en mis apuntes sin mucho éxito. A mi lado mi novio sigue estudiando sin haberse

percatado de nada. Lucho por no volver a levantar la vista pero no aguanto más que unos pocos minutos.

Y para mi sorpresa el sigue, está mirándome. Se me acelera el pulso…¿me está sonriendo o estoy

delirando? No, sonríe, pero no es una sonrisa amigable, es una sonrisa de superioridad, de victoria. La

sangre me empieza a hervir…necesito ser de este cabrón…

Se levanta. ¿Me abandona? Sigue mirándome fijamente. Hace un leve gesto con la cabeza. ¿Quiere que

le siga? Sale de la sala dejándome tan alterado que casi me cuesta respirar. Miro a mi chico. No, no

puedo hacerlo. No puedo.

Me levanto de la silla y me acerco a mi novio.

-Oye, cariño, voy al baño, no me encuentro bien.

-¿Qué te pasa?

-Me duele la barriga, creo que es algo que he desayunado. Esperame y ya vengo.

-Vale, pero si tardas me paso a ver cómo estás, no quiero que te pase nada.

Nada más decirme eso, me da un beso en la boca. Joder, lo siento cariño, pero necesito un buen polvo ahora mismo, espero que me perdones.

Me dirigo rápidamente al servicio, y ahí está, esperandome en la puerta.

-Oye, ven aquí, al servicio de minusvalidos, aquí nadie nos molestará-me dijo el chico.

Entra en el baño, y yo me acerco. Nada más entrar yo, me cierra la puerta tras de mí y echa el cerrojo.

-Ponte de rodillas, maricón.

En otro momento hubiera pensado que este tío es un gilipollas. Pero ya no tenía suficiente sangre en la cabeza para pensar.

Le obedezco mientras él se desabrocha el cinturón. Le acaricio sus fuertes muslos por encima de la tela vaquera, pero me aparta las manos.



-No te he dado permiso para tocarme, zorra. Las manos a la espalda.

Tiene razón…ya soy su zorra…Con la respiración entrecortada le miro mientras se desabrocha los botones del pantalón. Lleva unos bóxer ajustados. Negros, creo, mi vista no capta el color, solo en increíble tamaño de lo que guardan en su interior. Sin mediar palabra me coge del pelo y me aprieta la cara contra su paquete, con los boxers puestos. Huele a sudor y a sexo. Recorro con la lengua todo el bulto humedeciendo la tela.

Después me aparta la cabeza, se quita los pantalones y los boxers del tirón. Y me pone su polla en mi cara, un pollón de 20 cm que me hace babear.

-Saca la lengua-me dijo

Con la lengua fuera

comienza a darme golpes con su polla en la lengua y en la cara sin soltarme del pelo. Me coloca sus

duras pelotas en la boca y las lamo con avidez. Estoy fuera de mí pero él no pierde esa sonrisa que me

turba tantísimo. Y por fin llega el momento. Me la mete hasta las pelotas. Su capullo choca contra mi

campanilla provocándome arcadas, pero él no tiene la más mínima intención de parar. No quiere que se

la chupe, quiere follarme la boca como una zorra, como su zorra.

La saliva me cae por las comisuras de los labios mientras su enorme miembro viola mi boca.



-Así perra. Ahgg Cométela entera. ¿Te gusta zorra?



Le hubiera contestado. Pero es de mala educación hablar con la boca llena.

Cuando se cansa de destrozarme la boca me hace ponerme a 4 patas. Tengo unos segundos de pánico.

¿Ese cipotón sin lubricante? Pero a él eso le importa una mierda. Se coloca detrás de mí, me baja los

pantalones, me da una cachetada en el trasero y sin dejarme respiro empieza a meterme el capullo. Solté un pequeño de dolor.

-Pshh! No hagas ruido cabrón que nos van a pillar-me dijo.

Pese a su advertencia no dejó de hacer fuerza para meterme la polla en el culo. A los pocos segundos tenía su

pollón metido hasta el fondo mientras tengo que morderme los labios para no gritar. Después de unos

segundos de acomodamiento comienza a moverse dentro de mí mientras me agarra fuerte de las

caderas. Intento como puedo soportar el dolor porque sé que lo bueno viene después. Pasados unos

minutos empiezo a acostumbrarme a sus embestidas que adereza con azotes en mis nalgas. Mis gemidos

van ganando intensidad a la vez que su follada se hace más salvaje. Me mete y me saca la polla casi

entera. No puedo evitar empezar a gemir. Estoy fuera de mí.

-Ahhh, sí, sí, sí, ahhh-digo yo, con la cabeza fuera de mí y sin pensar en que nos pueden oír.

-Eres un marica muy escandaloso joder- me increpa con enfado mientras noto que sale de mi

culo por completo. Rezo por qué no se le haya cortado el rollo. Se pone de pie y se acerca hasta donde tiene sus pantalones y sus boxer, coge sus boxer con la mano derecha y viene hacia mí.



-Ahora vas a ser más discreta maricona – me dice sonriendo.

Me mete su bóxer en la boca. No me lo puedo creer. Saben a preseminal y huelen a sudor, a macho y a semental.

Inmediatamente me vuelve a meter la polla y me folla el culo más fuerte que antes si cabe. El placer es

indescriptible. Si antes estaba ido y caliente, ahora estoy en extasis, como si estuviera en otro lugar. Solo quiero estar ahí siempre y ser su puta. Sí, Oh dios!



De pronto un golpe en la puerta hace que se me hiele la sangre.

-Cariño, ¿estas aquí? ¿Estas bien?- Inquiere la voz de mi novio con preocupación.

Me quiero morir. Me saco los calzoncillos de la boca. Pero ¿Qué hace este hijo de puta? No para sus envestidas. Me saca su polla de de una vez y me la vuelve a meter de golpe continuamente. Sabe que mi novio está en la puerta y no piensa dejar de follarme el culo. Le miro y me

embiste cruelmente mientras esa sonrisa no abandona su cara.

-"Si"-respondo intentando modular la voz, tengo que disimular los gemidos de placer que este cabrón me está dando- Solo estoy un poco mal del estomagooo-un escalofrío me recorre la espalda mientras me pellizca los pezones por encima de la camiseta-vete para el bar y veme pidiendo una manzanilla, por favorrr (por lo que más quieras vete, pienso)

-Ok. Pero no tardes-me dice mi novio.

Bajo la cabeza e intento no gemir mientras el cabrón sigue enculando sin inmutarse. Pasados unos segundos, dejo salir mi angustia con un gemido de placer.

-Ahhhhhh.

Intento reponerme un poco para dejarle claro a este tío que conmigo no se juega así.

-Oye....- iba a decirle algo. Pero él ya ha cogido los bóxer del suelo y me los mete de nuevo en la boca.

-Así me gustas mas perra.

Se vuelve a colocar detrás de mí y me vuelve colocar su polla en el culo. No creía que pudiera ir más rapitdo que antes, me equipové. Sus huevos chocan contra mis nalgas, y se oye en el baño como chocan. Con sus manos entre mis nalgas, me enpieza a mover de arriba a abajo rapidamente. Así estuvimos un momento. Hasta que me se saca su polla y hace de que me tienda bocabajo en el suelo. Pone mis piernas en sus hombres y me vuelve a introducir su polla en mi culo. Me quita los boxer de la boca y me besa mientras me folla, estamos así un momento. Lo miro a us ojos y sus ojos marrones claros me dejan hipnotizados, le acarizo su pelo con mis manos. Es un chico precioso y hermoso, y es muy bueno follando, es un gran semental y se nota. Me gusta ser dominado mientras me follan. Después, nos volvemos a poner a cuatro patas y me pone sus boxer en la boca otra vez. Mientras me folla, me da unos cuantos cachetes en las nalgas.

El corazón me late a mil por hora, casi no puedo respirar…sus bóxer en mi boca ahogan mis gemidos, me

vetan el aire, pero sobre todo me excitan…la cabeza me da vueltas y siento que mis músculos se

agarrotan, me siento morir…la petite morte…por primera vez estoy completamente de acuerdo con los franceses… me corro sobre el suelo sin tocar mi polla… también por primera vez A los pocos segundos noto como por primera vez empieza a gemir y sus muslos se tensan. Sus embestidas se hacen más rápidas y su espalda se curva.

Con un pequeño grito comienza a descargar en mi dolorido culo. Tras unos segundos de pausa saca su pollon dejándome chorreando leche. Relajo mis músculos y me quito los calzoncillos de la boca, pensando que ha sido el mejor polvo de mi vida cuando de pronto me mete los dedos por el culo. Mete dos dedos por mi culo y recoge el semen y me los mete en la boca para que los lama. Se pone de pie, coge sus pantalones, se los pone, después su camisa de tirantes. Se acerca a mí, me da agarra de la cabeza y me da un beso en la boca.

-Ha sido un buen polvo, me lo he pasado bien contigo-me dice mientras me estiende la mano con los boxer- Los bóxer te los regalo de recuerdo marica.

-Gracias-respondo a los cinco segundos, pero él ya ha salido cerrando la puerta tras su paso. Me doy cuenta que es de las pocas

palabras que le he dirigido. Cojo los bóxer y los empapo de mi semen, que ha caído en el suelo, y el suyo, que ha salido de mi culo.

Me los llevo a la boca mientras recupero el aliento.
Cuatro contra uno
Relato enviado por Toby

Hola a todos:

Os voy a contar una cosa que me ha pasado este fin de semana.

Soy un chaval de 19 años y, desde siempre he sabido que me gustan los chicos. La verdad es que, para la edad que tengo, he tenido una considerable cantidad de experiencias y, ya desde muy joven, me inicié en el sexo.

Bueno, la cuestión es que, este pasado sábado, me invitaron a una fiesta en casa de unos amigos. Todos los que allí asistíamos somos del rollo, así que se nos ocurrió que, para poder entrar, tendría que ser indispensable llevar pantalones muy cortos (de estos que dejan ver parte de la nalga) y venir totalmente depilado. Os parecerá una tontería, pero se nos ocurrió y nos hizo gracia. Por suerte, estoy en mi segundo año de universidad y vivo en otra ciudad solo, de lo contrario mis padres se hubiesen escandalizado y me habrían dicho de todo.

Continúo. A eso de las 20:00, decidí empezar a prepararme, así que me metí en la ducha y me enjaboné a fondo. Hice especial incapié en mi culito, ya que esa noche estaba dispuesto a no volver solo casa. No sé si lo he comentado, pero soy exclusivamente pasivo. Me encanta ser el objeto sexual de otro hombre.

Después de terminar, me sequé bien y comprobé que no hubiese ni un solo pelo en todo mi cuerpo. Llevaba toda la semana excitado con la idea de la fiesta, así que, dos días antes, fui a depilarme a fondo, de forma que no quedaba ni una sola zona en todo mi cuerpo con pelo… excepto mi cabeza, claro, jajaja.

Cuando terminé de comprobarlo, fui a mi habitación y abrí el cajón de la ropa interior. En un primer momento, pensé en no ponerme nada debajo de los pantalones, pero se me ocurrió que, al ser tan corto, podría tener algún pequeño incidente vergonzoso, así que elegí un tanguita diminuto que me regaló un machote de unos 50 años al que le estuve dando placer con mi boca y mis nalgas durante algún tiempo un par de años atrás.

Como ya he dicho, el tanga era diminuto, pero lo suficientemente grande como para sujetar lo que debía sujetar, ya me entendéis.

Finalmente, me puse unos pantaloncitos cortos de licra súper cortos con un dibujo que hacía los efectos de pantalón vaquero. Me quedaba súper ajustadito y, si te fijabas bien, podías distinguir la línea de mi tanguita.

Cuando ya estuve del todo listo, llamé a un taxi y me fui hacia la casa de mi amigo.

Cuando llegué, a eso de las 22:00, ya estaba eso a reventar. Había, al menos, treinta personas.

Fui saludando a todos los que yo conocía y vi que no solo había gente de mi edad, sino que incluso había algún que otro tío de 40-45 años. En concreto me fijé en uno grandote, con aspecto de oso. Tenía barba e iba rapado. Era un tío enorme. He de decir que yo no mido más de 1,70m y soy de una complexión más bien delgadita.

Él también debió de fijarse en mi, ya que en menos que canta un gallo se me acercó ofreciéndome una cerveza y un chupito de tequila.

Yo los acepté de buen grado, así que me tomé el chupito y le pegué un buen trago a la cerveza y, acto seguido, empezamos a hablar:

-Hola, ¿Cómo te llamas, nene?

-Jordi ¿y tú?

-Jose, encantado.

-Igualmente.

-Me gustan tus pantalones.

-Gracias, son nuevos.

-Pues ha sido una buena compra.

-Gracias.

-¿Cuántos años tienes?

-19.

-Madre mía, eres bastante joven. Yo tengo 45. ¿Qué te parece? ¿No te parezco muy mayor?

-Que va, de hecho los de tu edad me parecen muy sexis.

Y así continuamos durante una hora más o menos. La conversación siguió igual, aunque él no dejaba de sacarme chupitos de tequila.

Pasada la hora, yo ya iba bastante borracho y él, poco a poco, iba acortando distancias entre él y yo.

La verdad es que el tío era enorme. Yo me estaba poniendo caliente por momentos y él, por su parte, no paraba de recorrerme con la mirada. Al final, se acercó a mí y me dijo al oído:

-Oye, ¿te apetece venir al bar donde yo trabajo? Tengo las llaves aquí.

Yo no me lo pensé y le dije que sí al momento, así que llamé a un taxi y nos montamos en él.

A lo largo del trayecto, fue enviando mensajes por el móvil todo el rato, cosa que me pareció muy raro, pero decidí no darle mucha importancia, así que yo, por mi parte, me dediqué a sobarle el paquete que, por cierto, era enorme.

Finalmente, llegamos a su bar. Pagamos el taxi, nos bajamos y nos dirigimos a la puerta. Cuando abrió, todo estaba a oscuras y, sin encender las luces, avanzamos por la estancia hasta lo que parecía la puerta del almacén. La abrió y pude ver que, al final de la habitación (que efectivamente era el almacén), había otra con la luz encendida y la puerta entreabierta. Yo me puse un poco nervioso y le dije:

-Jose, creo que hay alguien ahí.

-Tranquilo, Tú pasa.

Yo, no muy seguro, pasé delante de él y fui avanzando poco a poco con él detrás, casi empujándome.

Cuando llegamos a la puerta, él, me hizo pasar de un empujón. Ahí fue cuando me llevé la sorpresa. La habitación, era una estancia pequeña, con un colchón sin sábanas y sin somier tirado en el suelo. Al lado, había una mesilla con un tubo, que parecía de lubricante, encima. Hasta ahí, aunque no era el sitio más glamuroso que había visto, todo normal. Lo que realmente me dejó paralizado, fueron los tres tíos desnudos y súper empalmados que había dentro mirándome con cara de viciosos. Los tres eran igual de grandes que Jose. Tendrían más o menos su misma edad y, debajo de una espesa mata de pelo, sobresalían tres enormes pollas tan duras como un bate de baseball.

Yo estaba paralizado y Jose dijo:

-Aquí le tenéis tíos. ¿No os había dicho que era toda una zorrita maricona?

-Y que lo digas macho.

-Mírale con esos pantaloncitos. Está pidiendo a gritos que se lo follen a tope.

-Yo tengo la polla a reventar. Vamos a darle lo que se merece.

Y me rodearon entre los cuatro.

Mientras Jose se desnudaba (que, por cierto, iba igual de empalmado), aquellos tres osos enormes me empezaron a sobar entero. Uno de ellos, el que tenía en frente, me quitó la camiseta, mientras el de mi derecha me comía los pezones y me sobaba la polla y los huevos con violencia. El de mi izquierda, por su parte, me empezó a agarrar de las nalgas y a meter una de sus manos por mi pantalón. Al momento empecé a notar que, con su dedo corazón, buscaba mi ano; y no tardó en encontrarlo.

Cuando Jose terminó de quitarse la ropa dijo:

-Venga tíos, al colchón con él. Vamos a quitarle esos pantalones a esa zorra, que lleva calentándome toda la noche.

Me levantaron del suelo entre los cuatro y me tiraron boca abajo al colchón aquel. Pude distinguir un olor a sudor intenso, por lo que me di cuenta de que no era la primera vez que ocurría algo así allí.

No tardaron en quitarme a lo bestia los pantalones y, en medio de la locura aquella, uno de ellos, no se cual, me arrancó de golpe el tanga, dejando al descubierto mi recién depilado culito.

-Mirad que ojete. Es delicioso.

-Sí, es blanquito y sin ni un solo pelo.

-Tíos, no os imagináis como lleva la puta esta calentándome toda la noche.

-Pues solo por eso, creo que te mereces ser el primero en abrir ese culo.

-Sí, eso, dale a esta zorrita lo que lleva buscando toda la noche.

-Está bien, vamos a ello.

Y cogió el tubo de lubricante y empezó a embadurnarse su enorme falo con aquel líquido viscoso y transparente. Mientras, uno de los otros, me empezó a meter dos dedos rechonchos llenos de lubricante también por el culo.

Hasta entonces yo había estado paralizado por la brusquedad de todo aquello, pero reconozco que aquel macho supo cómo ponerme a tono con su juego anal.

-Mira como gime de gusto. Tío, es más puta de lo que nos habías dicho.

-¡Te vas a enterar, zorra!

Y sin pensárselo dos veces, acercó la polla a mi culo y me penetró sin piedad. Yo gemí de placer y dolor a la vez y él dijo:

-Aaaaah… tíos, cuando probéis esto os encantará. Es un ojete de primera.

-Venga, dale caña.

Y comenzó a bombearme con saña. Yo, como ya os he dicho, gemía y gritaba de placer y dolor a la vez. Era una sensación increíble.

Uno de ellos, se puso delante de mí, metiéndome su polla sudorosa en la boca, y empezó a imitar a su compañero. En aquel momento me estaban embistiendo por ambos extremos. Los cinco disfrutábamos como animales: los dos primeros embistiéndome como si de caballos en celo se tratase; yo, por mi parte, sintiéndome como la yegua siendo preñada y, por último, los dos enormes osos que tenía a mi lado, masturbándose como nunca había visto, gimiendo y pidiendo más.

Después de cinco minutos siendo violado por la boca, el macho que me daba se quito de delante de mí y se colocaron los otros dos, a los cuales tuve que mamar lo mejor que supe.

-Vamos, puta. Así, con la lengua.

-Venga, métete las dos a la vez, vamos.

-Mmmm… que boca tiene la muy zorra.

Me encantaba aquel sabor salado. Estaban duras como rocas. Mientras, el que se acababa de quitar de delante de mi le robó el puesto a Jose y comenzó a follarme con ánimos renovados. Dios, que forma de follarme.

Así es tuvimos durante largo rato. Los cuatro se iban rotando y follándome por los dos extremos. Por detrás, por delante, encima de ellos, debajo…

Pasada una hora folladas interminables, todos ellos se fueron corriendo en mi cara. Me la llenaron de leche caliente. Uno de ellos se corrió dentro de mi boca mientras le mamaba y me obligó a tragarme toda la lefa que salió de su durísima polla, que no fue poca. Creo que nadie ha derramado tanta leche encima y dentro de mí como el otro día.

Como os decía, todos acabaron corriéndose uno por uno en mi cara y en mi boca. Todos menos uno, Jose. Este, al ser el cazador que había conseguido la pieza, se reservó el lugar de honor para sí mismo.

Una vez que el resto se habían corrido, me pusieron boca arriba, con las piernas en alto. Jose se puso entre ellas, agarrándome fuertemente de las nalgas, y empezó a follarme rápido, con ansia.

Él gozaba y, por los gemidos que emitía, se notaba que estaba a puntito de correrse. Yo disfrutaba como nunca había disfrutado y, de repente, sin apenas tocarme, tuve la mayor corrida que jamás he tenido. Fue tan violenta que, uno de los chorros llegó a salpicarme la cara.

-Mirad como goza la muy perra.-Decía uno.

Madre mía, fue increíble.

Finalmente, Jose se corrió.

-¡Aaaaah, aaaaaah! ¡Sí, mmmmmm, que bueno!

Me propinó unas cuantas embestidas más y sacó su enorme polla de mi culo. Yo, por mi parte, estaba exhausto y chorreando lefa por todos lados.

-Venga Jose, sácale las fotos de recuerdo y échala de aquí.

Jose sacó de la mesilla una cámara digital y disparó unas cuantas fotos a mi culo y mi cara llenas de leche. Después, me dio mi ropa, una toalla y me echó totalmente desnudo y sucio a la calle.

-Venga, vete de aquí. Toma mi número de teléfono. Cuando te apetezca más, pégame un toque.

Y me cerró la puerta en la cara con una sonrisa de superioridad. Luego, le vi alejarse hacia la trastienda a través del cristal de la luna y escuché las risas de los cuatro felicitándose por la follada que me habían pegado.

Yo me metí en la entrada de un garaje mientras me limpiaba y vestía, y me marche a casa sin poder casi ni caminar. Os juro que tenía el culo al rojo vivo.

Cuando llegué, me di una ducha y me apliqué una pomada para intentar calmar la irritación que tenía en la retaguardia. Finalmente, me fui a la cama.

Llevo cuatro días mirando el número de teléfono que me apuntó Jose en el móvil sin saber qué hacer. Creo que este sábado le volveré a llamar. A ver qué pasa.

Besos a todos.
Conociendo a Mario
Relato enviado por Mario

Mi nombre es Mario soy un chico tranquilo, buen alumno, buen hijo… en fin se podría decir que un joven modelo, o al menos eso pensaba yo hasta que empezaron a suceder cosas en mi vida que jamás las imagine, pero que ahora me encantan. Comenzare a contarles.

Todo comenzó una tarde en que mis padres iban a salir a una fiesta en la noche y me dejaron encargado con mi abuelo, como a las 8 me fui a dormir; unas horas más tarde me levante a tomar un vaso con agua y al salir de mi habitación escuche que el televisor de la sala estaba prendido, supuse que era mi abuelo, note que estaba viendo porno; me acerque con cuidado sin que me viera, mi abuelo se estaba masturbando.

En el segundo en que mi cerebro recibió la imagen de la verga larga, gruesa, dura, y venosa de mi abuelo; la mía estaba tan erecta que no soporte quedarme ahí parado viendo tan rica verga. Corrí de vuelta a mi habitación, me desnude y empecé a masturbarme, la excitación era muy grande; no dejaba de susurrarme a mí mismo

-qué rica verga!

-Como quisiera tenerla entre mis manos!

-Necesito una verga!

A la mañana siguiente me levante para ir al colegio; mis padres ya estaban en casa, mi abuelo ya se había ido, y me di cuenta que estaba lleno de semen y la verga aun tiesa. En ese instante recordé lo rico que me había masturbado por la verga de mi abuelo.

Jamás imagine que me excitaría tanto por una verga. Será que soy gay? Me pregunte a mi mismo… pero jamás me respondí solo me deje llevar.

Cuando llegue a casa tenía muchas ganas de ver otra vez una verga tan rica que me pare la mía, así que entre al internet y busque imágenes de hombres apuestos musculosos y con las vergas jugosas; encontré miles de imágenes pero ninguna me hacia excitar, luego seguí buscando y entre a una página donde solo habían hombres maduros y una gran cantidad de vergas.

Fue entonces que descubrí que solo me gustan las vergas largas y venosas de los viejos, con razón me excito tanto la de mi abuelo; mi verga se puso demasiado dura que tuve que masturbarme en ese momento; pero esta vez al ver esas vergas tan ricas y sin poder tenerlas sentí el desesperado deseo de tener algo dentro de mi culo, no dude en meterme el dedo fue la sensación más rica que había sentido hasta entonces, cuando me di cuenta estaba con dos dedos dentro de mi culo y con la otra mano masturbándome mientras mis ojos veían con hambre las vergas en el monitor.

Termine lleno de semen y aun mas asombrado conmigo mismo por la idea de tener algo dentro de mi culo, pero la verdad es que me encantaba meterme los dedos, es mas ya había botado todo el semen y aun tenía ganas de meterme los dedos en el culo, se sentía tan rico tener algo dentro.

Fui a mi cama, me acosté, abrí mis piernas y las levante, y lo siguiente que hice sin pensarlo dos veces fue meter mis dedos en mi culo, los lamí empapándolos de saliva y llevándolos directamente a mi recto que sensación más rica sentí que estaba en el paraíso mientras mis dedos se movían dentro de mí, empecé a moverlos más rápido, de adentro hacia afuera, mi culo cada vez se dilataba mas, al cabo de unos minutos mi culo estaba bastante abierto y eso me excitaba aun mas y sin darme cuenta había tenido otro orgasmo esta vez sin haberme tocado la verga.

Al día siguiente fui de nuevo al colegio y había llegado un nuevo profesor de Historia era de unos 57 años supuse yo, inmediatamente después de haberle calculado la edad empecé a imaginar cómo tendría la verga, en mi mente se dibujaba la imagen de una verga gruesa y venosa botando todo su semen dentro de mi culo. Pronto la idea de tener la verga de Julio, mi nuevo profesor, se volvió mi fantasía.

Cada momento e instante que estaba solo me daba la oportunidad de fantasear con Julio, me metía los dedos en el culo hasta botar todo mi semen e imaginando que cada vez que los metía era la verga rica y deliciosa de Julio.

Una tarde sentí el deseo de ya no solo masturbarme metiéndome los dedos, sentí que necesitaba algo más grande y más grueso que se asemeje mas a la verga de Julio; lo único que se me vino a la mente fue coger un pepino, cubrirlo de lubricante y empezar a meterlo en mi culo.

Primero lo empecé a rozar la punta en la entrada de mi culo esa sensación me estaba matando de placer, luego introducía una pequeña parte y lo volvía a sacar, entonces decidí que era hora de meterlo todo, sabría que me dolería pero quería que cuando por fin tenga una verga en mi culo sea un momento de puro placer, así que el dolor debería ser ahora. Agarre la almohada y la puse entre mis dientes y empecé a introducir el pepino; sentía claramente cómo iba rompiendo mi culo, me dolía tanto pero mi mente no dejaba de imaginar que era una verga lo que me estaba rompiendo y enseguida mi verga se paro.

Entre dolor y placer ya había introducido el pepino hasta su parte más ancha así que deje de seguir metiéndolo y empecé a pelar mi verga hasta que me llene una vez mas de semen, me saque el pepino y lo llene de todo el semen que había botado y luego volví a meter el pepino para sentir todo ese semen dentro de mi culo.

Después de tan delicioso orgasmo, me quede acostado en m cama y mire por mi ventana, y note que mi vecino de enfrente me había estado mirando todo este tiempo mientras me masturbaba con el pepino y no solo eso, sino que él también se había estado masturbando mientras me veía y para mi buena suerte era viejo tal como a mi gustaban.

Mi mente voló en ese instante, Julio pasó a ser un vago recuerdo en mi vida sexual, y ahora mi vecino de enfrente era mi nuevo amor.

Desde aquel día empezamos a tener nuestros encuentros a distancia, cada vez que llegaba del colegio nos poníamos cada uno frente a frente desde la ventana; me empezaba a desnudar y él sacaba su verga, al verla mi culo se dilataba, y mi verga empezaba a lubricarse; a él le encanta que me meta el pepino en mi culo y yo disfrutaba como no tienen idea que él se masturbe por mí, casi que podía sentir como su verga entraba y salía de mi culo; yo pasaba toda la tarde metiéndome el pepino frente a su ventana para que él se masturbe mirándome y bota toda su rica leche, la cual me moría por probar.

Un día me levante y era Domingo, mis padres habían salido, me encontraba solo en casa; como de costumbre sentía unas ganas locas de masturbarme; sentía que se había vuelto mi nueva adicción, pero como no hacerme adicto a tanto placer, si se sentía delicioso cada vez que algo entraba en mi culo; fue entonces cuando decidí terminar con todo eso de masturbarme y sentir al fin una verga real en mi culo, así que sin pensarlo más; salí de mi casa y fui directo a la casa de alado, me escabullí por el patio trasero, logre entrar a la casa y ahí estaba él; acostado en su cama, dormido, con unos shorts y la verga erecta, supe en ese instante que mi sueño se haría realidad que era ahora o nunca.

Me desnude y me senté en una silla que había frente a la cama de mi amor prohibido empecé a sobarme la verga; no quería tocar mi culo para nada, quería que él se adueñe totalmente de mi, que su verga hiciera de mi lo que desee. Empecé a deslizarme lentamente hacia su cama y me concentre en su pubis, abrí sus shorts y lentamente saque su verga gruesa y pesada, él despertó, se sorprendió un poco pero no me dijo nada, yo sabía que ambos lo deseábamos, me miro a los ojos, yo le sonreí, agarre su verga y la metí a mi boca, él volvió a recostarse botando un gemido de placer; yo no paraba de saborear su rica verga, la chupaba, la lamia, deslizaba mi lengua de arriba hacia abajo, luego metió sus bolas también en mi boca y fue cuando empecé a gemir mientras se lo chupaba. Luego él me agarro del cabello levantando mi cabeza, se acerco a mi oído y me dijo que me castigaría por haber entrado sin permiso a su casa, yo me sentía tan feliz de que me haya dicho eso aunque al mismo tiempo me asustaba un poco; luego él me hizo poner en cuatro en su cama mirando hacia la ventana que daba a mi habitación mientras me decía

-Si vez hacia allá? En esa habitación… si vez?

-¡ahhh! Siiii!... si veo!

-allá siempre hay un chico con un rico culo que le encanta meterse pepinos y se muere por que lo culee,.. tú crees que debo darle mi verga a ese chico?

-si!, dásela… se muere por tu verga!

Fue lo último que recuerdo haber dicho antes de sentir una gran presión acompañada de un gran placer en mi culo, él había metido toda su verga de una dentro de mí, me cogió de mis caderas y me movía fuertemente hacia su cuerpo. La excitación se apodero de mí y no dejaba de gemir y gritar diciendo…

-Me encanta que me den verga!

-ahhhhh...Ahhh...Ahhh que rica verga tienes! Rómpeme el culo!

-soy maricon y me encanta la verga! ahhh me gusta que me culeen

Él me pidió que gimiera agudamente casi como una mujer y a mí me gustaba hacerlo de esa forma, el placer hablaba y gemía por mí, no podía creer que eso estaba realmente sucediendo.

Unos momentos después me acerco a la ventana y me dijo que siga viendo hacia mi habitación desde su ventana; saco su verga la agito unas cuantas veces y lleno de leche todo el vidrio de la ventana por la que él siempre me miraba; como si hubiera estado sediento me lance hacia el vidrio enlechado y empecé a lamer toda la leche que había a mi paso, no quería que se quedara nada, lo quería todo para mí. Por último mi amor vino y volvió a meter su verga en mi culo y me termino adentro.

Al terminar él me dejo solo y fue a ducharse yo agarre mi ropa me vestí y regrese a mi casa; esa noche recibí un mail de parte de mi nuevo amor que decía que le había gustado mucho y que de ahora en adelante seré su esclavo y que le serviré para cada vez que él quiera culiarme
Leonos Escorts