Escorts Masculinos en Argentina - Acompañantes Masculinos Gays y Bisexuales

Escorts Masculinos en Buenos Aires, Rosario, Córdoba y Costa Atlántica Argentina. Male Escorts in Buenos Aires, Rosario Córdoba and the Atlantic Coast of Argentina.
Ingresar
Versión en Español
Enter
English Version
 
ADVERTENCIA
SÓLO PARA ADULTOS
WARNING
ADULTS ONLY

Descubre a los Escorts Masculinos y Acompañantes Masculinos más lindos de Argentina. Escorts en Buenos Aires, Córdoba, Capital Federal.

Bienvenido a Leonos.com, el sitio más importante de anuncios de Acompañantes y Escorts Masculinos de Argentina. En Leonos.com encontrarás las fantasías más calientes. Todos los modelos masculinos que anuncian en nuestro sitio son 100% independientes. Recorre nuestros listados y encuentra a tu hombre ideal. Todos ellos ofrecen información de contacto para que puedas contactarlos. Disfruta de las fotos hot y videos xxx que los escorts masculinos tienen para mostrarte. Podrás también leer y escribir comentarios sobre ellos.

Acompañantes Masculinos y Escorts Masculinos en Argentina Leonos
Masajistas Masculinos en Argentina Leonos
Fantasías Duos Trios Gay Bisexual en Argentina Leonos

Anuncios de Acompañantes y Escorts Masculinos Premium en Argentina

Descubre nuevas fantasías y disfruta de las fotos y videos xxx que los acompañantes escorts masculinos con membresía Premium tienen para ofrecerte. Contáctalos y permite que estos talentosos y calientes escorts masculinos estimulen tus sentidos.

Jack B.
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Congreso, Argentina
Hoy estoy disponible de 18 a 3 hs.

Mi compañía va más allá que sólo sexo! Sólo respondo whatsapp con foto de perfil visible.

Riky
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Almagro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Escort de primer nivel. Muy bien dotado y con una linda cola redonda.

Manuel Lennan
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Soy un escort de buen nivel y trato. Mis cualidades te sorprenderán. Vive una nueva experiencia.

Fausto
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Palermo, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Atrévete a descubrir mis demás cualidades, te aseguro que no te vas a arrepentir. No sigas perdiendo tu tiempo.

Román
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Barrio Norte, Argentina
Hoy estoy disponible de 11 a 3 hs.

Con lugar propio, discreto y privado.

Giuliano
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Rosarino dispuesto a cumplir tus fantasías, tus morbos, ideal para principiantes y expertos con ganas de vivir una experiencia única.

Uruguayo
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Escort masculino muy fachero, súper discreto. Nuevo en la web!!!

Norbert
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Escort de primer nivel. Todo un macho semental para que lo disfrutes de los pies a la cabeza.

Jhonatan B.
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Palermo, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Disponible en Buenos Aires hasta el 10 de Diciembre.

Junior
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Congreso, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Brasilero calentón, con muy buena cola para tu placer. Sumiso, discreto y complaciente.

Stefano
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Anímate a descubrir el verdadero placer conmigo, ideal para principiantes y curiosos.

Cristian Ortega Escort Masculino
 
Cristian Ortega
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Escort masculino de primer nivel por pocos días en Argentina

Emanuel
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Belgrano, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Realizo todo tipo de fantasías fetichistas, experto en masajes de pies piernas y en atención a mujeres.

Anuncios de Acompañantes Masculinos y Escorts Gold en Argentina

Descubre nuevas fantasías y disfruta de las fotos y videos xxx que los acompañantes escorts masculinos con membresía Gold tienen para ofrecerte. Contáctalos y permite que estos talentosos y calientes escorts masculinos estimulen tus sentidos.

Damián 23 CM Escort Masculino
 
Damián 23 CM
Hoy estoy disponible Full Time

Chico modelo dotado 23 cm de placer. 100% Machito 100% ACTIVO - PENE EXTRA GRANDE. Ven a comprobarlo.

Tormo
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Barrio Norte, Argentina
Hoy estoy disponible de 10 a 22 hs.

Morocho, cuerpo de gimnasio. Masaje deportivo, en camilla, con crema.

Gabriel
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Palermo, Argentina
Hoy estoy disponible de 10 a 20 hs.

Estoy listo para satisfacerte y cumplir tus deseos. Te ofrezco total discreción y reserva.

Ken M.
Estoy ubicado en Capital Federal, zona San Telmo, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Te inicio sin límites.

Mati Grande
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Palermo, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Masculino calentón y con cuerpo atlético. Acompañante VIP. Lindo, muy dotado, agradable e higiénico.

Andrew
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Dominante, varonil, bien dotado y muy caliente paraguayo listo para cumplir todas tus fantasías.

Edu
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Centro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Modelo VIP masculino, con una muy buena dotación para darte el máximo placer.

Brasileño
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Soy simpático, agradable, además hago un muy buen masaje y un sexo muy bueno.

Germán
Estoy ubicado en Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Hoy estoy disponible Full Time

Joven paraguayo, universitario trigueño de 25 años bien dotado. Vení a cumplir tus fantasías, con mi enorme dotación te voy a hacer gozar!!!

Información importante sobre nuestro sitio
El contenido de este sitio está orientado al público Adulto. Si sos mayor de 18 años te invitamos a ingresar a nuestro sitio. Todos los acompañantes masculinos y escorts masculnios hombres que publican en Leonos.com son mayores de edad. Leonos.com no es una agencia de modelos ni de acompañantes ni de escorts masculinos, sino que es un servicio de anuncios online. This Website is intended for Adults only who want to contact male escorts. If you are under 18 please leave now. All the models that advertise at Leonos.com are +18. Leonos.com is not a models or escorts agency, it is an  online advertising service. 18 U.S.C. 2257 RECORD-KEEPING REQUIREMENTS COMPLIANCE STATEMENT
¿Qué es Leonos.com?
Leonos es un sitio web orientado al público adulto en el que encontrarás modelos y acompañantes masculinos y escorts masculinos de primer nivel. Todos los escorts masculinos que tienen un perfil en Leonos.com son personas independientes que acreditan su identidad y mayoría de edad. Leonos.com no interviene en la relación que se genera entre los visitantes del sitio y los usuarios que crean un prefil, como así tampoco entre usuarios registrados. Estamos online desde el año 2001, ofreciendo una plataforma única para la publicación de anuncios, adaptada a todo tipo de dispositivos como ser teléfonos móviles, tablets, laptops y computadoras de escritorio o desktops.

Relatos Eróticos Gays

El novio de mi hermana
Relato enviado por Dante

Todo esto sucedió cuando yo tenia 18 años, para entonces yo ya sabía que era gay pero aun no había probado el sexo con otro hombre. Yo soy un chico bastante guapo, mido 1.78 metros peso 71 Kg, ojos verdes, moreno, piel oscura, sin vello, fuerte y con una polla de casi 20 cm. Para entonces mi hermana algo mayor que y tenía un novio que estaba buenísimo, muy guapo, cerca de 1.95 metros, muy fuerte, ojos claros, piel oscura y una preciosa melena morena y hasta entonces no conocía mas partes de él. A pesar de la diferencia de edad el tenia 24 años nos llevábamos muy bien, íbamos juntos al gimnasio, de vez en cuando salíamos de copas pero nada más, y yo no hacía nada más que fijarme en él.

Un día se tuvo que quedar a dormir en mi casa, y mi cuarto era el único en el que había una cama libre, así que durmió conmigo esa noche pude descubrir más partes de su anatomía que antes nunca había visto.

Yo siempre duermo en boxer y antes de que él entrara en mi cuarto yo ya me había despojado de mi pantalón y mi camiseta y me había metido a la cama. Desde mi cama oía a mi hermana y a él charlando en el pasillo, pasado unos diez minutos entró en el cuarto, yo estaba viendo la televisión y me preguntó que si no me importaba que durmiera desnudo que él siempre duerme así a lo que yo por supuesto acepté.

Empezó a desnudarse quitándose la camiseta, tenía un torso precioso, fibrado, con algo de vello entre el pecho y por la línea que baja desde el ombligo y se perdía en sus pantalones, la piel oscura y con mucho vello en las axilas (algo que a mi me ponía muy cachondo), también tenía unos abdominales increíbles con un ombligo que apetecía absorber. Después se quitó los zapatos y los calcetines y empezó a desabrocharse el pantalón dejando ver la parte superior de su boxer, para entonces yo ya estaba casi empalmado, pero lo disimulaba con la sábana. Se bajó los pantalones enseñándome unas preciosas piernas con algo de vello muy fuertes y bien marcadas, me fijé más en su boxer y aprecié un bulto más que considerable pero por desgracia para mí allí paró, se metió en la cama y una vez dentro se quitó el boxer lanzándolo contra el armario apague la tele y nos dormimos.

Yo no podía dormir pensando que tenía a semejante macho en al lado de mi cama y mucho menos quedarme sin verle la pija.

No sabía que hacer así que me levanté de mi cama y sin hacer ruido agarré su boxer, lo empecé a oler y a lamer. Olía a hombre y sudor ya que esa misma tarde habíamos estado haciendo gimnasia y empecé a pajearme con ese olor y ese sabor, pero no me podía quitar de la cabeza aquel bulto en su boxer así que deje de pajearme me senté en mi cama y empecé a observarlo. Estaba tumbado boca arriba con la sábana a la altura del ombligo y un poco más abajo se podía ver una zona oscura, y bastante mas abultada que el resto lo que me puso aún mas cachondo.

Así estuve cerca de una hora mirándolo hasta que me armé de valor y decidí hacer algo. No podía dejar pasar esta oportunidad, primero comprobé que estuviera dormido, después me arrodillé a los pies de su cama y empecé a tirar de la sábana. Desde mi posición podía ver cómo poco a poco la sábana iba dejando ver su cuerpo, seguí tirando hacia abajo hasta que por fin conseguí mi premio, su pija flácida fue apareciendo ante mi. Cuando conseguí tener en mi poder toda la sábana, me levanté del suelo y lo observé desnudo encima de la cama, con una pija descapullada de unos 18 cm pero bastante gorda, pero no podía parar ahí, me arrodillé y bajé mis boxers, empecé a acariciarle su cuerpo, su polla se iba poniendo cada vez mas dura con mis suaves caricias en su pecho y en sus huevos.

Pero ahí paré, y cuál fue mi grata sorpresa? que al volver a taparlo escuché una voz que me decía ¿por qué parás? ¿no te gusta?. Giré la cabeza y ví que esa voz provenía de él que había estado despierto durante todas mis caricias.

Se levantó de la cama y apoyó su espalda contra la pared agarró su pija que volvía a estar flácida y empezó a machacársela mientras me miraba lamiéndose sus labios, yo recibí rápidamente el mensaje así que me tiré al lado suyo y empecé a acariciar y lamer su cuerpo, mientras él dejaba su pija y agarraba la mía exclamando –vaya que bién guardado lo tenías. Yo lamía su cuerpo y acariciaba su espalda hasta que mi mano pudo palpar un culo perfecto muy duro, redondo y con algo de vello, luego nos besamos durante un tiempo.

Después se levantó, yo estaba sentado en la cama, y echando su melena hacia atrás golpeaba mi cara con su pija húmeda y aún no dura del todo. Yo se la agarré con una mano y la restregaba por mis labios y lo masturbaba para que se le pusiera a tope, cuando ya podía sentir la dureza de su pija venosa me la metí entera en la boca cosa que no fue fácil puesto que era una pija muy gorda. Yo podía oír cómo gemía y me pedía por favor que no parase así que se la estuve chupando un buen rato, él me agarraba la cabeza y la movía a su antojo moviendo sus caderas hacia delante y hacia atrás, yo estaba en la gloria, después de chupársela durante un rato la saco de mi boca y me dijo ahora vas ha saber qué es lo que le gusta tanto a tu hermana. Me tumbó en la cama, y agarró mis piernas y las apoyó en sus hombros y empezó a restregarme la cabeza de su polla por la entrada de mi culo, se lamió los dedos y empezó a restregarlos por mi ano hasta que fue introduciéndolos poco a poco en mi culo primero uno, después dos y para acabar metió tres, estuvo un rato moviéndolos dentro de mi hasta que los sacó. Entonces le llegó el turno a su pija, la colocó en mi ano y empezó a empujar hacia adentro. Para mí eso fue lo más, primero la metía despacito y poco a poco hasta meterla toda dentro de mí, cuando pude notar sus bolas contra mi culo empezó ha hacer movimientos circulares con su cadera mientras la sacaba y la metía despacito pero más rápido cada vez, así estuvimos mucho tiempo hasta que empezó a moverse con mas rapidez y fuerza, mientras que con una mano me masturbaba con la otra me daba azotes en el culo, yo tenía mi pija como nunca, pero aguanté como pude mi acabada, pasaron cerca de diez minutos y me la sacó del culo se puso más encima de mí, y entre convulsiones y unos grandes gemidos se la machaca encima de mi cara, hasta que soltó un gran chorretón de leche en mi cara seguido de unos cuantos chorros de menor intensidad, era una leche muy caliente que yo agarré con la mano y lamí con gusto.

Tras esto se fue hacia mi pija y la cogió y de un bocado se la metió en la boca, la chupaba como todo un maestro lengua, dientes y labios hacían su trabajo a la perfección así que a ese ritmo no aguante demasiado y me corrí en su boca, el se tragó toda mi leche y me besó en los labios.

Luego nos dormimos en nuestras camas y a la mañana siguiente ninguno de los dos dijo nada como si hubiera sido un sueño erótico.

El inicio
Relato enviado por Cantonazo

Estudié una carrera en una universidad a unos 100kms de mi casa. Conocí mucha gente nueva, chicos y chicas, pero como creo que a todo el mundo le sucede al final te relacionas con un grupo mayor o menor de gente, con los que mantienes una mayor afinidad.

Todos los días cogía el autobus, tanto para ir como volver a mi casa, lo cual ciertamente era un incordio. No obstante aquel fin de semana iba a ser diferente, era la fiesta de ecuador de curso y pasaría el fin de semana en casa de un amigo.

La fiesta se celebraba en una conocida discoteca del centro de la ciudad, y como os podeis imaginar el desfase de la gente fue total.

A eso de las cinco de la mañana, bastante perjudicados por el alcohol, volvimos a casa. Los padres de mi compañero se encontraban pasando el fin de semana en un pueblo, en fin la casa era para nosotros dos.

Se me olvidaba comentar, mi compañero se llamaba y supongo que seguirá llamándose Julio.

Ya en casa Julio y yo empezamos a hablar sobre la fiesta, las chicas, el dinero que habíamos recaudado para el viaje de fin de curso, y sobre todo de la calentura que llevábamos encima.

Pasado un rato y con un gin tonic en la mano Julio comentó:

-Estoy totalmente desvelado, ¿te apetece que ponga un DVD?.

-De acuerdo contesté, pero deja que me ponga un cubata.

Julio encendió el aparato, y pasados unos instantes comenzó una película pornográfica. En una de las escenas, dos chicas follaban con todo tipo de vibradores.

Mi verga estaba totalmente empalmada cuando me percaté que Julio sin ningún disimulo se estaba acariciando su paquete sin ningún tipo de pudor. Julio me miró y comentó:

-Espero que no te moleste, pero estoy muy caliente.

-Tranquilo dije yo, yo también lo estoy.

Pasado un rato, Julio se levantó y se dirigió al baño. Este va a hacerse un pajote tremendo pense para mí.

Al cabo de unos minutos Julio regresó, llevaba sólo puesto un boxer que dejaba ver la tremenda erección que tenía encima.

-Espero que no te moleste que me haya quitado la ropa.

-No, estás en tu casa.

Continuamos viendo la película, mi amigo se acariciaba descaradamente su polla por encima de su slip. Mi excitación crecía por momentos, y no por el contenido de la película, sino por el morbo de la situación de ver como mi amigo se pajeaba.

Instintivamente, lleve mi mano a mi paquete y empecé a apretar con fuerza.

-¿te gusta la película?, inquirió Julio.

-Si contesté debilmente.

-Voy a quitarme el boxer dijo Julio, y antes de poder decir nada, Julio apareció desnudo ante mí. Su cuerpo no era nada del otro mundo, pero su polla mediría unos 18 cms, muy venosa y sobre todo gruesa.

Julio continuó pajeandose en mi presencia.

-Desnudate me dijo.

-Me da verguenza le contesté.

-Pues al menos desabrochate el pantalón y meneatela, ¿te crees que no he visto como te sobabas tu paquete?.

Quizás por mi calentura y por el alcohol que llevaba encima, desabroché mis vaqueros, los baje hasta mis rodillas y empecé a apretarme mi paquete por encima del slip. El placer que me estaba proporcinonado era tal que cerré los ojos y empecé a gemir.

Pasado un rato, noté que una mano se posaba en mis rodillas. -¿te molesa? dijo Julio. Me sentía tan bien que no contesté.

Mi amigo viendo mi estado lo tomó como un signo de consentimiento. Su mano empezó a moverse subiendo por mis muslos los cuales acarició y sobó a su antojo.

Su mano continuó subiendo y llegando a mi bulto se poso sobre la mía. Sin darme cuenta Julio retiró mi mano y puso la suya encima de mi slip apretando mi verga. Mis gemidos y jadeos dieron alas a Julio el cual metió su mano dentro de mi slip alcanzando mi humeda polla.

Su mano se movía audaz, me pajeaba y sobaba los huevos a su antojo, mientras yo abierto de piernas en el sofá me dejaba hacer. Me besó y metío su lengua en mi boca entrelazándose con la mía.

-Desde el primer dia que te vi en clase he deseado tenerte así, me dijo.

Acto seguido, arrancó mi camiseta de un tirón y me sacó los pantalone y el boxer quedando desnudo a su merced.

-Túmbate en el sofa, ordenó.

Me tumbé y sus manos empezaron a magrer mi cuerpo, mi cara, mis brazos, mis tetillas, mis muslos, mi polla.

-Ponte boca abajo y abre las piernas volvió a ordenar.

Me abrí todo lo que pude, sus manos agarraron con fuerza mis nalgas. Me sentía morir de placer sobre todo cuando Julio metió su mano por mi entrepierna y levantando mi cintura empezó a acariciar mis huevos para acto seguido pasar a pajear mi rabo.

Pasado un rato y en pleno jadeo, Julio me dio la vuelta y sentándose encima de mi pecho puso su verga a la altura de mi cara. Tenía su polla a escasos centímetros de mi rostro.

Julio me restregó su cipote por mi rostro mientras yo desesperadamente abría la boca con la intención de mamar esa verga. Finalmente, Julio introdujo su polla en mi boca, primero el glande lamiendo todo su líquido preseminal, luego el tronco hasta que sus cojones tocaban mi barbilla.

-No lo haces nada mal putita, dijo Julio.

Yo no contesté, mi único deseo era seguir comiendo aquel pedazo de carne y complacer al macho que tanto placer me estaba dando.

-Sigue mamando la polla que te va a follar el culo, ponmela más dura perrita me dijo.

Pasado un rato Julio me dio la vuelta, y sacando un tarro de vaselina me dijo: -¿quieres que te monte y te folle como a un perrito?.

-Si, acerté a contestar.

-Abreté el culo para tu macho me dijo.

Obedientemente, abri mis piernas y con mis manos separé mis nalgas dejando mi ano a la vista de Julio.

Julio puso mis piernas encima de sus hombros, y huntando la entrada de mi orificio y sus dedos con la vaselina, me introdujo uno de sus dedos en mi ano.

Di un respingo y un pequeño grito de dolor, pero el dedo de Julio continuó perforando mi ano. Pronto el dolor se transformó en placer siendo mis jadeos y gemidos audibles en todo el vecindario. Al rato fueron dos los dedos que dilataban mi culo.

Julio se puso vaselina en su polla y pasó todo su glande sobre mi húmeda raja. De un golpe metió su glande en mi ano dilatado, el placer superaba al dolor.

-Que bien te la estás tragando zorrita, dijo Julio. ¿quieres que siga?.

-Si supliqué, fóllame Julio por favor.

Su polla entró centímetro a centímetro hasta lo mas hondo de mi intimidad. Finalmente, sus huevos chocaron contra mi culo y durante unos segundos aquel pedazo de carne se quedó quieto dentro de mi.

Al poco, Julio empezó a follarme con frenesí, me follaba con fuerza. Me sentí como una verdadera perra ensartada por su macho. Julio mientras me montaba, con una de sus manos volvió a pajearme. Duré poco y me corrí como nunca antes lo había hecho en mi vida.

Quedé exhausto mientras mi macho continuaba con su follada, tras un largo rato un espasmo recorrió a Julio. Me dió dos embestidas y vació toda su leche en lo más profundo de mi culo. Notaba los espasmos de su enorme pollón en mi interior hasta que se vació por completo dentro de mi.

Julio estuvo un buen rato dentro de mí y cuando sacó su verga de mi culo, la abundante corrida de Julio salió por mi ano pringando, mis huevos y mis muslos.

Todavía manchado Julio me ordeno que le limpiase su verga con mi lengua, a lo que accedí con mucho gusto.

-No ha estado mal puto, me dijo Julio, pero te tengo donde quería y esto no ha hecho más que empezar.

Aquel fin de semana fue agotador, pero esa es otra historia ....
Vacaciones en Túnez
Relato enviado por Xboyg

Aquel verano se estaba haciendo muy largo, estábamos ya en septiembre y desde junio que había acabado mis estudios de tercer año de carrera me encontraba ocioso y aburrido, acababa de romper con mi novio de dos años y esperaba con ganas afrontar mi último año de estudios para ponerme a trabajar y poder independizarme ya que con 21 años empezaba a aborrecer las limitaciones económicas y de horario de mis progenitores. Cuando mi hermana mayor me ofreció que me fuera con ella una semana de vacaciones a un hotel de la playa, estuve a punto de declinar la oferta ya que, debido a una leve parálisis, ella necesita alguien que camine a su lado, le haga compañía, etc. hasta que me dijo que por qué no íbamos a Túnez. Aquello me hizo cambiar de opinión pues me vinieron a la mente alguno de los comentarios de un tío con el que estuve varias veces que había comentado lo fácil y excitante que era ligar con muchachos tunecinos.

Una vez allí, me encontré que estábamos alojados en un hotel en la playa de Sousse, a un par de kilómetros del centro de la ciudad y por tanto lejos del ambiente que andaba buscando. Fueron unos días frustrantes con mi hermana en el hotel, la playa o el paseo marítimo y yo en celo permanente viendo a todos aquellos magrebíes jóvenes y no tan jóvenes, de piel oscura y dientes blanquísimos que hacían su trabajo tan sugerentemente solícitos y sonrientes, desde el portero de la entrada hasta los recepcionistas, camareros, vigilantes... Lo que les hubiera hecho si se me hubiera presentado la ocasión, pero claro, ellos estaban trabajando y yo no estaba solo. Por eso cuando el domingo después de cenar, en la que era ya nuestra última noche en Túnez, mi hermana se ofreció a quedarse en la habitación viendo la tele, ví el cielo abierto, me puse unos vaqueros largos y una camiseta de manga larga, me engominé el pelo y salí del hotel en dirección al centro de Sousse en busca de una noche de sexo y placer.

Por el camino, oscuro pero bastante frecuentado especialmente por turistas, pasaban algunos taxis, muchas motos y algún coche privado, llamándome la atención un elegante Mercedes negro que si bien no era nuevo, se veía cuidado y limpio. Pasó despacio junto a mí y se paró unos cuantos metros delante. Al pasar me fijé en los dos tíos que, sentados en los asientos delanteros y ataviados ambos con elegantes trajes, me miraban fijamente. Seguí mi camino con disimulo ya que no tenía seguro que fueran policías o delincuentes en busca de desplumar a un incauto turista como yo o vete a saber. Cuando el coche arrancó, volvió a pasar despacio delante de mí y de nuevo se paró algo más adelante, mis piernas empezaron a temblar, mezcla de miedo y deseo y, debatiéndome entre salir corriendo en dirección contraria o seguir, afortunadamente opté por la segunda opción.

Al pasar de nuevo junto al coche, el copiloto me empezó a decir algo no si en francés, italiano, árabe o una mezcla de todos ellos. Yo no entendía nada pero cuando salió y me abrió la puerta trasera del coche, no me cupo duda de que al menos me invitaban a llevarme al centro, aunque aún desconocía sus intenciones. El corto trayecto se me hizo eterno entre la duda de si no me iba a meter en un lío y el no poder comunicarme con ellos, cuando ya quedó claro que yo solo hablaba español y ellos casi cualquier idioma salvo la lengua de Cervantes. Al acercarnos a la muralla, aparcaron en el parking exterior y por señas me invitaron a que les acompañara, entramos por una de las puertas de la parte antigua y enseguida llegamos a una de las casas encaladas que se levantaban en la estrecha calle peatonal que separaba la muralla de la hilera de viviendas. Ya desde la puerta de entrada se podía ver que se trataba de un palacete y cuando comenzaron a encender luces, quedó claro que allí vivía gente con gusto y adinerada. Me llevaron a una especie de gran salón con multitud de cojines y varias mesitas bajas, nos sentamos en un rincón y mientras uno preparaba una arguila, el otro trajo unas bebidas que no supe que eran pero que por el sabor dulzón y amargo a la vez llevaban tanto alcohol como restos de frutas.

Como no podíamos hablar, uno de ellos encendió una gran pantalla de televisión y tras un repaso a varios canales árabes y franceses, se paró ante un canal porno en el que estaban pasando una película en la que dos negros se follaban a una rubia por delante y por detrás. Empezaron a hacer comentarios, supongo que en árabe y uno de ellos, el que iba de copiloto en el coche y que se había sentado a mi lado, empezó a frotarse el paquete. Yo no sabía cómo reaccionar ante todo aquello hasta que este me cogió la mano y la empezó a frotar contra su paquete. Por fin me empezaba a quedar claro lo que esperaban de mí y desde luego que no tenía intención de defraudarlos, por lo que nada más comprobar que respondía sin ningún problema a magrearle el paquete ante la atenta mirada del otro, se levantaron ambos y me condujeron a una amplia habitación en semipenumbra ya que estaba iluminada con una gran cantidad de velas.

Al llegar allí comenzaron ambos a desnudarse, por lo que los imité yo también. En una de las esquinas, sobre una plataforma elevada, había un gran jergón a modo de cama al que me condujo el mismo que hasta ahora había llevado la iniciativa y allí nos acostamos los tres, ya completamente desnudos, conmigo en el centro, comenzando un tímido pero caliente juego de besos con lengua y magreos por todo el cuerpo. Ambos tenían una edad aproximada de entre treinta y bastantes y cuarenta y poco, delgados, muy morenos y con abundante vello sobre todo en las piernas y concentrado alrededor de sus pollas gruesas y circuncidadas que comenzaban a crecer conforme aumentaba mis toqueteos.

No tenía tiempo que perder por lo que me incorporé, me arrodillé delante de ambos y comencé a chuparles la polla, primero al más lanzado, que ya la tenía completamente erecta y luego al otro, cuya polla tenía una extraña forma pues, a diferencia de su compañero, que tras el abultado glande tenía el resto del miembro alargado y recto, este tenía una polla que desde el glande hasta los huevos iba engordando cada vez más. Mientras se las mamaba, hablaban entre ellos en su lengua extraña a mis oídos y entre eso, el efecto de la pipa o la bebida, el aroma de sus miembros o la atmósfera de la habitación no me reconocía a mi mismo, allí de rodillas disfrutando de aquellas dos oscuras y magníficas vergas. Era como si me hubiera transportado a la Arabia de las mil y una noches solo que en vez de frotar una lámpara me estaba comiendo dos pedazos de rabos.

Tras un buen rato en esa misma posición, se incorporaron ambos, uno frente al otro para que yo me acostara sobre la cama con sus dos pollas delante de mi cara, disfrutando del juego de introducirme primero una, luego la otra y después ambas a la vez hasta que el que solía llevar la iniciativa me dio la vuelta, me colocó a cuatro patas y comenzó a untar mi ano con una especie de líquido aceitoso que se encontraba en una especie de habitáculos en cada una de las esquinas de la cama y que yo, iluso de mí, había imaginado que sería algún tipo de repelente contra insectos. Primero me metió uno de sus dedos, luego dos y hasta tres pude sentir antes de proceder a enterrar su polla, lentamente pero sin pausa y, mientras su compañero se había sentado delante y sujetaba mi cabeza mientras se la mamaba, el otro comenzaba un frenético mete y saca mientras seguían hablando entre ellos, seguramente comentando la suerte que habían tenido al encontrar un putito vicioso europeo como yo.

No tuve ninguna duda de que algo de droga había tenido que consumir cuando el que estaba delante se acostó boca arriba y su compañero me fue guiando para que me sentara sobre el introduciéndome su polla que como ya he comentado, era cada vez más gorda y sin embargo entró sin gran dificultad. Pensé que el otro se pondría de pie frente a mi para que se la chupara pero éste tenía en mente otra cosa ya que se colocó detrás y tras tres o cuatro infructuosos intentos, tenía dentro de mi culo, gracias a una generosa ración de aquel aceite, las pollas de los dos magrebíes. No sentía dolor pero tampoco estaba cómodo por lo que aprecié cierto alivio cuando, como consecuencia de los espasmódicos movimientos del que tenía debajo, la polla del otro fue violentamente expulsada, permitiéndome notar como mi culo iba poco a poco inundándose con el semen de aquel grueso rabo que parecía no iba a parar nunca de manar semen.

Mientras permanecía allí sentado con la polla del tunecino todavía dentro sintiendo su calor y la humedad de su esperma, empecé a pajearme con la idea de correrme en dicha placentera postura, pero el otro quería también su ración, por lo que le pidió a su compañero que se apartara para acostarme boca arriba y, levantándome las piernas, me empezó a follar cada vez con mas fuerza hasta vaciarse también en mi interior. En esa postura, con ambos mirándome, pude por fin correrme a placer.

Después me llevaron a un precioso baño con una gran pila de mármol en la que nos lavamos, nos vestimos y me dejaron en la puerta del hotel. Al despedirnos creo que me estaban ofreciendo volver a vernos al día siguiente, no supe cómo explicarles que, muy a mi pesar, estaría ya en Madrid. Eso sí, dicha experiencia me valió para proponerme a mí mismo que tenía que compaginar mis estudios con algo de trabajo para poder ahorrar y al verano siguiente volver yo solo de vacaciones. Como las cosas no salen siempre como uno quiere, no pudo ser, aunque sí estuve cuatro días en Marruecos, pero esa es otra historia que otro día contaré.
Leonos Escorts